Martes 13

El Número 13

Las leyendas nórdicas hablan de 13 espíritus del mal; la venida del Anticristo y la Bestia aparecen en el capítulo 13 del Apocalipsis. El número 13, es comúnmente asociado a la muerte.

El 13 como fecha no es un número de mala suerte como muchos creen. Los antiguos aseguraban que quien aprende a usar el número 13, recibirá poder y dominio. Este número está asociado con el poder, el cual si se le usa con propósitos egoístas, atraerá la destrucción sobre sí.

El número 13 es el número de los cataclismos, para que se pueda partir la tierra nueva.  Este número porta una advertencia de lo desconocido y lo inesperado.

Se dice que esta creencia fue reforzada con el episodio de la “Última Cena de Jesús”. Y a partir de esa perspectiva, para algunos crédulos invitar a trece personas a una cena pueda significar buscar un desastre, lo que aún se cree hasta el día de hoy.

 

El día Martes

«Marte», según la mitología griega, es el Dios de la guerra, por lo cual el día martes está asociado por el planeta rojo, el de la destrucción, la sangre y la violencia. Además, la leyenda dice que un día martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel.

La mala suerte asociada a este día se remonta a los griegos y al Dios Marte. Sin embargo, también viene de la mitología nórdica (celtas, druidas, normandos, vikingos) en la era pre – cristiana.

Se cuenta que a un banquete en el Valhalla fueron invitados doce dioses. Loki, el espíritu de la pelea y el mal, llegó sin invitación con lo cual el número de los presentes llegó a 13. En la lucha que se produjo para expulsar a Loki, Balder, el favorito de las deidades, encontró la muerte. Esta fue una de las primeras referencias escritas sobre el «infortunio» relacionado con el trece.

En algunas culturas posteriores, consideran que el viernes 13, es el día de la mala suerte, ya que fué el día que muere Jesucristo y en la última cena fueron 12 apóstoles más el maestro, sumaban 13 personas.

 

Martes 13

«No te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes «

En Espacio Místico razones nos sobran para pensar que el martes 13 es un día para protegerse contra la carga mental que le otorguemos a este número, ya que es el poder de nuestra psique la que atrae las desgracias y mala suerte.

El poder de un día 13 sobre tu vida, estará en las connotaciones negativas que le demos a este día, y el miedo que alimente esta carga energética de baja vibración, basándonos en fundamentos numerológicos y místicos que nos pretenden arrastrar a la oscuridad.

Si bien pudiera ser negativo este número 13, en sus combinaciones con la fecha martes y/o el viernes, dependerá solamente de ti mismo, y en tu poder de decisión para conectar con su lado positivo, o por el contrario dejarte arrastrar por las creencias que te hagan involucionar desde el miedo.

¿Eres de los supersticiosos que creen en la fuerza de esta antigua creencia?

Es el uso de tu libre albedrío de elegir.

Solo te invitamos a reflexionar en lo siguiente:

 

Cierto o no…

Sea un Martes 13… un Viernes 13

Ningún número o superstición es más poderoso que Dios

Cruz de Caravaca

La Cruz de Caravaca tiene un gran poder de protección. El significado iconográfico de la cruz es el cruce del espíritu (línea vertical) y el plano material (línea horizontal) dando como resultado el hombre, ser que se mueve en el plano material con opción de ascender espiritualmente. La Cruz de Caravaca denota la protección de dos arcángeles de mucho poder: San Miguel Arcángel y San Gabriel Arcángel quienes sostienen la cruz desde su base. Mientras en la imagen central se halla Jesucristo para recordarnos

Es usada por ser un símbolo sagrado sumamente eficaz, que otorga protección contra todo tipo de males, protege el hogar y a sus habitantes, rechaza las malas energías y los daños, protege la economía familiar y brinda prosperidad.

Más allá de ser un símbolo religioso venerado en todo el mundo, la Cruz de Caravaca se ha convertido en un objeto bendito que también se usa en prácticas de exorcismos.

Su virtud principal es la de proteger a la persona que la lleva, contra peligros, adversidades, enfermedades o malas energías; pero, obviamente, su poder depende de la fe que se deposite en Nuestro Señor Jesucristo y no en la cruz.

Lo que mucha gente desconoce es que también se regala en señal de declaración sentimental.

Los habitantes de Caravaca presumen con orgullo ser los encargados de la custodia y veneración del estuche relicario de rubíes y brillantes que guarda en su interior tres astillas del madero donde crucificaron a Jesús hijo de Dios.

Infinidad de páginas en Internet anuncian a la Cruz de Caravaca como un elemento que preserva de enfermedades, purifica el aire de todo contagio y da salud en el alma y en el cuerpo.

En un pliego de cordel datado en 1658 hay referencias a actos esotéricos realizados con la Cruz de Caravaca. Sin ir más lejos, uno de ellos explica los siguiente: “Una mujer de Burguillos, maldecida por su madre cuando niña, vivió 42 años poseída por el demonio. Para liberarla del maleficio sus vecinos le prendieron en la ropa un relicario de la Cruz de Caravaca. No aguantando esa presencia, el diablo abandonó el cuerpo de la infortunada bajo la forma de un cangrejo”. Mito o realidad, el caso es que la Cruz de Caravaca ha estado siempre rodeada de misteriosas historias que contribuyen a reforzar su consideración como objeto de culto.

Es un objeto de profundísima devoción popular, y un elemento religioso lleno de fe. Hay todo un mundo místico que mueve millones de personas en torno a la Sagrada Reliquia, convertida en un objeto sagrado que previne del mal de ojo, protege contra todo tipo de males, al hogar y a sus habitantes y su poder defensivo es ilimitado.

Podemos hacer un ritual muy sencillo para purificarnos cuando la recibimos, también puede suceder que hayamos recibido una Cruz de algún familiar o ancestro, por lo que podemos bendecirla para conectarnos a su fuerza original. Cuando la Cruz no ha sido usada anteriormente, es necesario llevarla a una iglesia y pedirle a un sacerdote que la bendiga para nosotros.

Luego recitamos la siguiente oración:

 

“Santa Cruz de Caravaca!

A tu poder me acojo,

Por mi Abogada te escojo,

Y si tu fuerza me saca

De la pena que hoy me ataca,

Te traigo en pena y señal

Incienso, mirra y copal,

Y con alma limpia y pura

Una pequeña figura

De mi persona en metal.

Cruz bendita y soberana

Que obras tantas maravillas,

Te alabo en frases sencillas

Cada día de la semana;

Mi alabanza nunca es vana,

Pues ya no cabe ni duda,

Que al mundo tu fuerza escuda

Y a quien rendido te nombra,

Lo cobijas con la sombra

De tu poderosa ayuda”.

Amén

 

Si hay algo que más odie el demonio es la Cruz. El Maligno sabe muy bien que la cruz es signo de su derrota y allí donde haya un alma enamorada de la Cruz de Cristo y abrazada a ella, el demonio está humillado por su derrota, cosa que es terrible para él dado su tremendo orgullo.

En Espacio Místico queremos compartir contigo esta hermosa y valiosa herramienta de protección, para que sepas usarla correctamente en tu camino hacia lo espiritual.