Ceremonia para el día de San Valentín

El día de San Valentín, es un momento propicio para poner en orden nuestros sentimientos y abrir nuestros corazones. En muchas partes del mundo son incontables las personas que aprovechan la oportunidad de esta celebración para declararse, demostrar amor y abrir sus corazones a la felicidad de una vida en pareja.

Existe una energía pura, sagrada, muy poderosa, indestructible y libre que nos conecta a todos… Se llama amor.  Un día como hoy esta energía es muy fuerte porque fluye entre todos conectándonos unos con otros.

Pide al Arcángel Chamuel que derrame mil bendiciones de amor y dicha.

Puedes realizar esta sencilla ceremonia en casa, para pedir bendiciones a San Valentín:

 

Necesitas:

timthumb.php

En una hermosa caja

Pétalos de rosas rojas

Una cinta

Corazones de papel

Recortes de revista

Una vela rosada

 

Ritual Psico-Espiritual para

EL AMOR

 

Coloca en la caja los pétalos de una rosa roja, escribe tus deseos por separado y recorta cada uno en forma de corazón. Busca una revista y recorta imágenes que simbolicen tus deseos como símbolos de aquello que deseas. Esto te ayudará a visualizar y decretar lo que deseas y anhelas en tu corazón. Por ejemplo, si deseas tener una pareja dulce y cariñosa, recorta imágenes de dulces y chocolates. Si deseas que sea detallista, recorta flores y regalos. Si deseas casarte recorta imágenes que hagan alusión al matrimonio. Si deseas tener tu hogar con quien amas, busca imágenes de casas hermosas. Para viajar con tu pareja incluye un mapa mundi o imágenes de un carro, barco o avión. Puedes pedir todo lo que desees al universo.

Coloca todo dentro de la caja y átala con la cinta.

Enciende la velita rosada mientras pronuncias la siguiente oración:

 

Glorioso mártir San Valentín,

colmado de copiosas bendiciones,

poderoso en la palabra y en las obras.

Grande a los ojos de Dios y de los hombres,

por tu humildad y el ardiente celo

con que procuraste la conversión de tantas almas

a expensas de indecibles trabajos y persecuciones.

Te suplico infundas en mi alma aversión
a la vanidad y a los falsos placeres del mundo,
inculca pureza a mis sentimientos
e infúndeme espíritu de penitencia
para llegar a comprender los sufrimientos redentores
de nuestro Salvador.

Te ruego intercedas ante Dios nuestro Señor

para que me conceda la gracia que fervorosamente pido

(HAGA AQUÍ SU PETICIÓN), 

guíame y líbrame de todo peligro espiritual y material..

Amen.

 

En Espacio Místico deseamos que el Arcángel Chamuel y San Valentín, derramen mil bendiciones sobre los corazones de la humanidad, para que aquellos que estén solos encuentren el amor verdadero y para quienes viven el amor lo fortalezcan y repotencien día a día.

El mejor regalo que puedan dar hoy es un beso, y el mejor que puedan recibir es una sonrisa!

Vivamos la magia del amor

El Misticismo de las Velas

En la mayoría de las religiones, el fuego simboliza el espíritu y sus pasiones. Es “La Energía” que lo transforma todo, aunque algunos creen que es una fuerza destructora, simplemente su finalidad es de purificar e iluminar.

El Fuego, es de origen terrenal con destino celestial. Nace en la tierra y se eleva a los cielos, purifica, absorbe y penetra todo lo que toca a su paso.

Desde un punto de vista astronómico nuestro planeta entero gira al rededor del Sol, por lo tanto todos los seres humanos estamos girando al rededor del fuego continuamente. Distintas religiones adoran al Sol, siendo el Astro Rey un Dios sustentador y sostenedor de vida.

Cuando no existía la electricidad, nuestros antepasados dependían de la luz del fuego para iluminar y mantener el calor durante los largos inviernos. Podemos darnos cuenta de la poderosa influencia que ejerce el fuego sobre todos nosotros, cuando nos sentamos reunidos alrededor de una fogata.

Esta misma magia ocurre al encender velas. El fuego es mágico, sólo con encenderlas ya nos sentimos experimentando un momento especial, creando un ambiente misterioso, Las velas son muy útiles para iniciar una ceremonia o un ritual, siendo muy atractivas al espíritu ya que algo nos arrastra a mirarlas. La vela que se enciende para la meditación, es una valiosa herramienta para nosotros.

La luz de la vela es hipnótica, nos ayuda a concentrar nuestra atención en la llama, o en las gotas de cera fundida que caen por la vela formando imágenes. En las velas perfumadas, se liberan aromas que nos rodea de una atmósfera de misticismo.

La vela cuando se utilice para un ritual, debe encenderse con un fósforo o del fuego de otra vela encendida a la que queramos darle continuación a su luz.

Es muy conveniente a la hora de hacer un ritual tener en cuenta también las fases de la Luna, ya que su luz es el reflejo de la luz solar.

En luna llena el poder de la vela podría ser mayor, por lo que podemos colocarla frente a un espejo para duplicar su fuerza.

Al encender la luz aconsejamos decir los deseos en voz alta, ya que activaremos su poder con la vibración del sonido de nuestra voz. Fijemos nuestra vista en el fuego y hagamos una fuerte conexión entre la luz de la vela y nuestra luz interna.

Por lo general debemos dejar que la llama se extinga sola consumiendo la vela completamente, pero en caso contrario no debe apagarse soplando ya que dispersaríamos la energía concentrada. Para apagar el fuego adecuadamente es recomendable comprimir la mecha para lo cual podemos utilizar un pequeño vaso, copa de cristal o mental. Si es necesario apagar la vela, da las gracias en voz alta, por la energía prestada por el universo, y vuelva a prenderla cuando puedas. Es importante dejar que las velas ardan por completo, esto dará un sentido de cumplimiento y cierre del ritual.

En los rituales con velas es muy importante tener en cuenta cual es el color que se utiliza y destinar su luz para el fin que corresponde según sea el caso.

Amarillo: Iluminación, sabiduría, riqueza, abundancia, triunfo.

Rosado: ternura, paz, calma, amistad, romanticismo, noviazgo.

Blanco: devoción, salud, pureza, resurrección, imaginación, intuición.

Verde: concentración, verdad, prosperidad, fertilidad, suerte.

Rojo: amor, pasión, belleza, inspiración, conquista.

Violeta: misericordia, compasión y trasmutación.

Azul: equilibrio, poder espiritual, meditación, respiración.

En rituales místicos no debemos usar nunca velas de color negro, especialmente porque abren portales fantasmales y son usadas para llamar y atraer energías negativas del bajo astral. Hay que cuidar mucho este punto porque puede ser muy peligroso, incluso para quien ha prendido la vela.

El incienso puede formar parte del ritual, con aromas especiales como: ámbar, rosa miel, jazmín, sándalo, mandarina, lavanda o limón. Esto te ayudará a dar un ambiente espiritual más intenso.

Puedes vestir tus velas al ungirlas con esencias para limpiarlas y consagrarlas. Se hace tomando un poco de esencia con la yema de los dedos y esparciéndola desde la base hasta donde comienza el pabilo, mientras se piensa en el propósito para el que se usará su luz.
Para ungir la vela puedes usar cualquier tipo de esencia, pero es recomendable usar la esencia apropiada según el tipo de rito místico que se va a realizar, para incrementar su poder.

Los rituales con velas más poderosos, son los que se realizan en fechas importantes relacionadas con la posición del Sol: Los equinoccios y los solsticios. Los equinoccios ocurre dos veces por año: el 20 o 21 de marzo y el 22 o 23 de septiembre de cada año, épocas en que los dos polos de la Tierra se encuentran a igual distancia del Sol, cayendo la luz solar por igual en ambos hemisferios. En los equinoccios los días tienen una duración igual a la de las noches en todos los lugares de la Tierra. En los solsticios que también ocurren dos veces por año, en las fechas 20 o el 21 de junio y el 21 o el 22 de diciembre de cada año, la duración del día o de la noche también son exactamente iguales. En los días de solsticio, la duración del día y la altitud del Sol al mediodía, son máximas en el solsticio de verano y mínimas en el solsticio de invierno, comparadas con cualquier otro día del año.

La mayoría de las culturas antiguas celebraban festivales conmemorativas a los solsticios, adorando al sol y la celebrando las cosechas. Son días claves y de gran importancia mística para los rituales de fuego, ya que el Sol es el protagonista más importante. Hoy en día la herramienta más usada para celebrar esas fiestas son las velas, usando las de color amarillo especialmente para hacer la representación del sol. También se usan velas de color naranja en el solsticio de diciembre, acompañándola con esencias, colonias y jabones de mandarina para conmemorar en esta fecha el día del espíritu de la navidad.

En espacio místico usamos el poder de las velas, durante estas fechas haciendo actividades especiales para llamar la abundancia y la prosperidad, y colmarnos de la energía que sustenta la vida en la tierra.

También puedes realizar limpiezas de aura y terapias de sanación usando el poder de las velas y su fuego como energía de purificación. Cada ser vivo tiene su propia luz, que es invisible o imperceptible por los ojos físicos. Es la piel del alma, que proyectamos espiritualmente a través del estado del aura, según tengamos la luz del aura podemos tener una idea de nuestro verdadero estado interior. El aura es la fuente energética que todos poseemos desde el día de nacimiento y nos acompañará hasta el día de nuestra muerte, y es una parte fundamental del auto conocimiento para nuestro desarrollo personal. Esta radiación, no tiene un único color, y dependiendo del estado en que nos encontremos: emocional, espiritual y de salud, puede cambiar su color, demostrando también ser una herramienta útil en el diagnostico de enfermedades.

El color del aura influye en la forma en que las demás personas nos ven y su percepción acerca de nosotros mismos. Podemos, por medio de rituales con velas hacer terapias de luz, y cambiar a voluntad el color de nuestra aura, para hacernos más atractivos a los demás por ejemplo. Por estos métodos podremos informarte el color predominante de tu aura.

En espacio místico usamos el poder de las velas, para realizar meditaciones, rezos y oraciones y ayudarte a que puedas mejorar tu luz espiritual, proyectando un aura más limpia al ser purificada mediante el elemento del fuego en un rito sagrado.

Te invitamos a descubrir la mágica experiencia del misticismo, mediante el fuego vibrante y poderoso que se esconde tras la llama de una vela.

Ven a conquistar el mundo espiritual con nosotros

El Misticismo de los Aromas

El principio de todas las cosas es: “El Espacio”, el aire que respiramos es un componente natural esencial para el desarrollo de la vida en la tierra, sin él, nuestro planeta estaría muerto y no podrían existir las plantas, los animales, ni los seres humanos.

Entra en el primer aliento de vida al momento de nacer, y sale de nosotros al exhalar el ultimo respiro al morir. El aire esta presente en todos los espacios y hasta en el vacío mismo.

El aire es la principal fuente de energía vital. Respirar bien es la mejor garantía de salud, porque favorece la circulación y fortalece la vitalidad del cuerpo. Todo el metabolismo necesita de una buena oxigenación, por lo que es muy recomendable aprender a respirar adecuadamente.

El sentido del olfato es la llave que abre la puerta a una relajación mas efectiva. Los ejercicios adecuados de respiración, y siguiendo algunas técnicas de terapias usando aromas específicos podemos revitalizar cada célula del cuerpo y mejorar nuestra salud física, mental y espiritual.

La aromaterapia es una técnica muy usada en el pasado y muy presente en nuestros días. Los olores y sus efectos en la mente humana proporcionan estímulos muy relajantes. Algunas fragancias están asociadas a los sentimientos al igual que los colores, de una manera más sutil pero igual de importante.

Un aroma dice mucho de nuestra personalidad, y podemos inclusive recordar a alguien al percibir el olor de un perfume que este en el ambiente.

La mayoría de los aromas son característicos a algunas flores, árboles, frutos, hierbas, especias y semillas.

Los aceites esenciales se pueden usar con una dilución en agua caliente, para que así el vapor del agua mezclado con las esencias, se absorban por medio del aparato respiratorio.

Otra terapia es mediante la aplicación de aceites a través de la piel, utilizando una mezcla de aceites corporales, para disfrutar de los aromas e introducir los compuestos y propiedades que las plantas poseen. Es indispensable usar los aceites adecuados para no correr riesgos de efectos secundarios nocivos para la piel. Estos aceites penetran a través de los pequeños vasos capilares y son transportados a todo el organismo mediante el torrente sanguíneo.

El uso del incienso es una técnica ancestral, que fue usada desde la antigüedad en ceremonias religiosas. Se cree que posee poderes mágicos que atraen o repelen determinadas energías o espíritus. En realidad, los efectos que pudiera provocar el incienso se deben a los estímulos que tiene cada aroma en especial. Por ejemplo, el aroma del cedro es refrescante, así como el del eucalipto o los aromas cítricos, que además de refrescar desinfectan naturalmente una habitación donde hay, por ejemplo, algún enfermo.

Los perfumes son muy variados, los hay dulces, picantes, almizclados, cítricos, frescos, calmantes, estimulantes, refrescantes. En el mercado podemos encontrar muchos aromas, lo importante es saber reconocer los efectos que tiene cada uno para usar el mas adecuado a nuestras necesidades:

Incienso natural: revitalizante, despeja la  mente , clarificador , relajante ideal en la meditación, estabilizador emocional.

Ámbar: revitalizante en lo anímico, anti-estrés, estabiliza en general.

Jazmín: estimulante anímico, antidepresivo, unificador, mejora la meditación y aumenta el apetito sexual.

Sándalo: protección, sanación, para despertar las pasiones y las emociones, unifica y relaja, es anti-estrés.

Pino: es refrescante y revitalizante, despeja la psiquis.

Eucalipto: relajante, refrescante, clarifica y optimiza.

Violeta: suaviza, relaja, unifica y estabiliza anímicamente.

Lavanda: revitalizante, refrescante, ayuda al despeje psíquico y a la sensación de paz.

Rosa: atrae el amor, despierta el romance, sirve para aprender a amarse uno mismo y para atraer la amistad.

Jengibre: Para el poder y también relaja el espíritu.

Cedro: para la limpieza y la purificación, ayuda a la valentía.

Mirra: protección, espiritualidad.

Gardenia: para aliviar el dolor de un amor.

Coco: protección, purificación.

Canela: para atraer el dinero y el éxito, da energía al amor.

Los aromas son usados en muchas culturas desde tiempos remotos para la meditación y los rituales religiosos. En algunas civilizaciones se utilizan como ofrendas a los Dioses.

En el mundo de lo místico sus propiedades son numerosas, ya que podemos purificar el ambiente, aquietar la mente, profundizar y serenar la respiración, conseguir claridad mental y espiritual, nivelar los chakras, armonizar las energías y llevarlas al cuerpo.

En espacio Místico te ofrecemos herramientas con las que podrás experimentar el misticismo de los aromas, y aprovechar al máximo las bondades del aire fresco tanto para el cuerpo como para el alma.

 

En nuestras terapias enseñamos a que aprendas a respirar correctamente y poder llegar a una profunda relajación, con ejercicios lentos y coordinados. Así como también a usar aceites esenciales para la meditación, ayudando a la nivelación energética de los chakras.

La energía que vive en las flores, especies y maderas olorosas es un regalo de la naturaleza. Sus fragancias son un placer a todos nuestros sentidos, alegran el corazón y dan gozo al espíritu humano mientras alimentan nuestras almas.

Vive con nosotros la mágica experiencia de sentir el misticismo de los aromas.

El Misticismo de las Esencias

La finalidad de los rituales de purificación con agua es actualizar en un instante “aquel tiempo” en que tuvo lugar la creación; con una repetición simbólica del nacimiento de los mundos en el hombre nuevo. El Agua es de origen celestial y destino terrenal. Cae de lo alto para lavar la tierra y dar vida. El agua es el elemento más importante en la energía del planeta tierra. Actúa como receptor y transmisor a la vez. El agua da vida a todos los seres vivos.

Tan pronto sumergimos el cuerpo en agua o dejamos caer agua nosotros en la ducha, realizamos sin estar conscientes un sencillo ritual de renovación física. Para regenerar nuestro espíritu, es muy conveniente y favorable limpiarlo con un baño de agua pura y esencias especiales, para no solo conseguir la limpieza del cuerpo, sino también la del aura y la psiquis. Con esto conseguimos descargar las energías negativas del cuerpo, purificar el aura y liberar la mente. De esta forma el agua no solo limpia, sino que también sana.

Cuando el agua esta cargada con energía mística se convierte en agua bendita y sacra. Para lograr esto de una forma sencilla y al mismo tiempo muy efectiva es con el uso de las esencias. Se cree que el agua absorbe rápidamente y a la vez conserva las propiedades y competencias de otras entidades naturales. El agua es sagrada tal como es, pero cuando se le acondiciona con algunos cambios de energía se convierte aún mas poderosa.

Las esencias pueden ser usadas para diversas finalidades, entre las mas importantes están: la limpieza de nuestros cuerpos, la del hogar y la de las piedras y cristales.

En el caso de la purificación del cuerpo mediante baños con esencias, debemos tener en cuenta que el agua debe ser siempre cristalina y limpia. En un depósito pequeño con aproximadamente 2 Litros de agua, diluimos la que deseamos utilizar. Puesto que el agua y los aromas de las esencias forman una alianza natural, se logra una experiencia ultra sensorial que podrás descubrir en este ritual. Es recomendable practicar este proceso durante el baño matutino para sentir como las energías se equilibran y la mente se alivia descargándose de tensiones.

Algunos aromas de esencias que podemos mencionar para realizar estos baños con mayor frecuencia son: rosa, lavanda, mandarina y vainilla. Para lograr con mayor rapidez los efectos que necesitamos, podemos usar aceites o colonias, buscando el aroma que corresponda a las propiedades benéficas que deseamos obtener:

Relajantes: clavel, mandarina, manzanilla, mejorana, sándalo.
Equilibrantes: geranio, incienso, lavanda.
Estimulantes para el cuerpo: canela, eucalipto, menta, naranja, romero.
Antidepresivos: albahaca, clavel, incienso, jazmín, lavanda, limón.
Afrodisíacos: Jengibre, cedro, rosa, sándalo.
Estimulantes Mentales: eucalipto, menta, cilantro, pino, romero.

Las piedras y cristales en general pueden limpiarse también con esencias. Primero debemos dejarlas sumergidas 7 minutos en agua con sal marina y luego aplicamos unas gotas de esencia que les esparcimos con la yema de los dedos.

Para limpiar el hogar con esencias, sugerimos que lo mas idóneo es barrer primero la casa de adentro hacia afuera y de arriba hacia abajo, sacando todo el sucio y basura por la puerta principal de la casa. Luego de asear el piso con la escoba y el trapeador, que sean preferiblemente nuevos, se pasará en el piso el ultimo trapo mojado con el agua de las esencias.

Cada esencia tiene una identidad, un aroma y unas características propias.

En Espacio Místico, conocemos las formulas ideales según sean tus necesidades personales, al combinar las esencias para encontrar la mezcla perfecta que te ayudarán aprovechar al máximo sus beneficios mágicos, espirituales y terapéuticos.

Los aceites esenciales combinados, crean una nueva y maravillosa esencia mística que posee un perfil, aroma y propiedades características muy propias. Nuestras recetas otorgan efectos maximizados sobre el estado mental y corporal de quien las utilizan, proyectando inclusive sus efectos sobre el entorno en general.

Existen muchísimos aceites de esencias que se pueden usar en diferentes rituales para la prosperidad, la salud, y el éxito en general.

Vamos a purificar nuestro ser con aguas místicas