El Aura Humana

El aura es un campo energético de radiación luminosa multicolor que rodea a las personas o a los objetos como un halo y que sería invisible para la gran mayoría de los seres humanos.

A través del aura, que es un campo de energía que emanamos, podemos saber tanto cuestiones materiales como espirituales, porque el aura está dividida en siete capas relacionadas directamente con los siete chakras.

Cada una de estas capas puede tener uno de los once colores del aura. Aquel color que se repita más, será nuestro color básico. Nuestro color básico es permanente en nuestra vida y sólo muta en circunstancias muy específicas. El color básico nos habla de nuestras cualidades más positivas y nuestras cualidades más negativas y deberíamos tenerlo presente por lo tanto en nuestras relaciones con los demás.

Nuestra aura puede estar irradiando otros colores, al margen del básico. Estos colores secundarios nos dan una pista sobre nuestro estado interior momentáneo, o una etapa determinada de nuestra vida. Así podemos saber por ejemplo, cómo estamos reaccionando ante algún acontecimiento y como nos afecta aquello que más nos inquieta.

El aura es la fuente energética que todos poseemos desde el día de nacimiento y nos acompañará hasta el día de nuestra muerte, y es una parte fundamental del auto conocimiento para nuestro desarrollo personal.

 

A través del aura, podemos tener una idea de nuestro verdadero estado interior.

 

Esta radiación, no tiene color único, y dependiendo del estado emocional, espiritual y de salud en que nos encontremos, el aura puede cambiar su color, demostrando también ser una herramienta útil en el diagnóstico y curación de enfermedades.

Existe un método para ver el aura mediante el uso de una placa fotográfica en un laboratorio electro-terapéutico en el cual quedan expuestas las radiaciones emitidas por el cuerpo, como una especial de fotografía de nuestro campo electromagnético.

 

Quieres intentar ver tu aura?

 

Prueba el siguiente método:

Ponte de pie, junto a una pared blanca. haz un punto diminuto a la altura de tus ojos y mirando hacia él, básicamente, con la nariz pegada a la pared, respira profundamente y no pienses en nada, relájate y concéntrate sólo en el punto, permanece así por unos minutos, al cabo de un rato, deberías poder visualizar a tu alrededor el reflejo de tu aura. La primera vez, casi nunca funciona, pero si lo intentas repetidamente, lo conseguirás.

Aprender a ver el aura nos puede ayudar a comprendernos mejor y procurarnos una mayor felicidad en nuestra vida.

El aura y los chakras son dos maneras de expresar la presencia de las energías cromáticas, dentro del cuerpo y a su alrededor.

 

Mientras el aura refleja la luz hacia el exterior

los chakras lo hacen hacia el interior del cuerpo físico.

 

Colores del Aura

El número de matices, tintes y tonos de un color es infinito, como lo son los diferentes aspectos mentales, emocionales, físicos y de la salud espiritual que aparecen en el aura en forma de colores. El color del aura influye en la forma en que las demás personas nos ven y su percepción acerca de nosotros mismos.

En nuestro mundo el aura de la naturaleza es considerada una sinfonía de color que  se expresa en emanaciones de diversos rayos de luz. Ya sea que se trate de los delicados tonos de una alborada o de los vividos matices del crepúsculo, de los tonos maravillosos del arcoíris, o de la suave intensidad del sol de mediodía en verano.

En términos del cosmos, el aura de los planetas del sistema solar se basa en la misma expresión de color, en cuanto al simbolismo de sus tonos, que la del aura humana. Marte emite un aura roja; Venus, verde, al igual que la Tierra; Júpiter, el planeta regio o afortunado, exhibe un aura violeta, mientras que Mercurio, vibra en Índigo. Es indiscutible el principio de correspondencia: “Como es arriba, es abajo y viceversa”.

 

Los rayos del aura y todos los fenómenos del universo, son manifestaciones de diferentes frecuencias de vibración.

 

La ciencia admite la existencia de muchos rayos invisibles para la vista física normal, como es el caso del rayo ultravioleta o el infrarrojo.

Los rayos del aura y sus colores son una realidad científica y espiritual, no es necesario tener una fe ciega en este tema.

La ciencia nos enseña que el Sol emite fuertes rayos vibratorios o longitudes de onda de luz, denominados los siete colores vibratorios principales, de los cuales brotan los siete tipos básicos de mentalidades y temperamentos humanos:

Violeta: Fuerza espiritual
Índigo: Intuición
Azul: Inspiración
Verde: Energía
Amarillo: Sabiduría
Anaranjado: Salud
Rojo: Vida

Para poder desarrollar el Plan Divino, contamos con siete cuerpos que son siete expresiones diferentes de nuestro Ser. Estos siete cuerpos especiales corresponde a un chakra determinado. Siete chakras en cada uno de nosotros determinan nuestro nivel espiritual y la disposición de ciertas capacidades sobrenaturales. Por eso los cuerpos energéticos también son siete.

Sin embargo, hasta que no desarrollemos mediante la práctica espiritual los chakras, no podremos aprovechar los chakras, ni los cuerpos especiales del ser humano.

 

Cuerpos del Ser Humano

Los 7 cuerpos del ser Humano en orden por su densidad o materialidad son:

1.- Físico.
2.- Etérico.
3.- Astral.
4.- Mental.
5.- Causal.
6.- Alma.
7.- Espíritu.

Cada uno de estos cuerpos tiene una función específica para ayudarnos en nuestro sendero de vida. Explicaremos en otra publicación como funcionan cada uno de ellos.

El cuerpo etérico, es el que le sigue en densidad al cuerpo físico. Este cuerpo es de muy alta vibración y es el único que permanece junto al cuerpo del alma.

El cuerpo etérico lleva grabado el plan divino y todo lo que hicimos en nuestras vida. Está continuamente registrando absolutamente todo, y nada se le escapa o se le olvida. Este cuerpo también se le conoce como “Aura Humana”.

 

Entidades Negativas del Astral

 

En el plano Astral existen Entidades Astrales Parasitarias, son como vampiros psíquicos que están succionando la energía vital del huésped, igualmente sus emociones y hasta su parte física enfermando a la persona.

Estas entidades astrales son maléficas y parasitarias, ya que nos impiden disponer de nuestra energía y realizarnos espiritualmente. También alteran nuestros planes incluso hasta el destino nuestro puede ser alterado por esas poderosas influencias, causando o una muerte prematura o una vida demasiado prolongada, y así impedir nuestra partida en el momento que nos corresponda.

Nuestro cuerpo energético puede sufrir infecciones causadas por diversos Micro-Organismos Astrales, los cuales se nutren de nuestra energía vital. Este tipo de parásito astral se puede localizar en diversas zonas de nuestro cuerpo energético, en los chacras o el espacio energético que envuelve a los órganos. Si estas infecciones no son tratadas a nivel astral desde su inicio, terminarán manifestándose físicamente.

 

Sanación o Liberación del Cuerpo Astral

 

Podemos, por métodos espirituales, cambiar a voluntad el color de nuestra aura, para hacernos más atractivos a los demás, sanar alguna enfermedad, cambiar nuestro estado mental, o proyectarnos a los demás de una forma mas positiva.

Una limpieza de aura consiste en un proceso de trasmutación alquímica en los colores de todas las capas del aura mediante ejercicios espirituales de purificación. Para ello es necesario saber como utilizar nuestros cinco sentidos y los cinco elementos: agua, tierra, aire, fuego y éter.

En Espacio Místico te ofrecemos entre nuestros servicios, la terapia de Limpieza de Aura que consiste en un proceso de trasmutación de los colores en las capas del aura, mediante procesos de purificación. Estamos en la capacidad de enseñarte a conectar con los cinco elementos: agua, tierra, aire, fuego y éter, al igual que el uso de herramientas de auto-sanación.

 

El ser humano tiene 7 cuerpos

y cada uno corresponde a un plano determinado de la realidad.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *