Angel de la guarda

Marco Teórico

El Taller de Ángeles comienza aquí; las siguientes lecturas y explicaciones son traídas a ustedes con la intención de ampliar sus conocimientos sobre los ángeles guardianes, como incluirlos en sus vidas y como contactarlos. Aprenderás como rezar una coronilla a tu ángel de la guarda, como meditar en su presencia, como invocarlo para pedirle auxilio, cómo saber su nombre, cómo construir un altar angelical y mucho más

¿Quién es Mariana Soto?

Cómo podemos relacionarnos concretamente con ellos, en el día a día?

La misión de los santos ángeles de la guarda es conducirnos al Cielo y a la salvación eterna.

Nuestros ángeles son nuestros amigos. No existen secretos entre nosotros. Ellos saben todo lo que hacemos y al contrario de los demonios, que no ven a Dios cara a cara, saben también lo que pensamos.

En relación a ellos es bueno saludarlos e invocarlos durante el día, recordando también a los ángeles de los demás. Al saludar a alguien, es interesante crear el hábito de saludar también a su santo ángel. Eso, además de ayudar a la relación con la persona, nos ayuda a honrar a una persona santa, que está junto a ella y, al mismo tiempo, al lado de Dios.

En las Sagradas Escrituras, el ángel Rafael se ofrece para acompañar al joven Tobías en su viaje: “Díjole Tobías: ‘¿Conoces la ruta de Media?’ Respondió: ‘Sí; he estado allá muchas veces y conozco al detalle todos los caminos” (Tb 5, 5-6).

Los ángeles conocen las cosas mucho mejor que nosotros. Por eso, también les podemos pedir consejos, siempre que pasemos por alguna dificultad o peligro. Su ayuda es importante especialmente frente a las tentaciones; al final, ellos fueron colocados a nuestro lado para librarnos del infierno y llevarnos al cielo.

De los santos, también aprendemos valiosas lecciones para realizar con nuestros ángeles de la guarda.

El papa san Juan XXIII, por ejemplo, cuando tenía que resolver algún problema difícil durante su trabajo en la nunciatura de París, apostaba por la “diplomacia de los ángeles”: mandaba a su santo ángel a hablar con los ángeles de sus interlocutores, para que ellos ayudaran a solucionar cualquier cuestión.

El Padre Pío de Pietrelcina insistía mucho con sus hijos espirituales, para que le enviaran a sus ángeles de la guarda, frente a cualquier necesidad. Era frecuente que el santo no durmiera en la noche, al atender los pedidos de sus hijos espirituales que le presentaban por medio de sus ángeles.
Santa Teresita del Niño Jesús, en su poesía A mi Ángel de la Guarda, escribe:

“Tú que los espacios cruzas más rápido que el relámpago,
vuela por mí muchas veces al lado de los que amo.
Seca el llanto de tus ojos con la pluma de tu ala,
y cántales al oído cuán bueno es nuestro Jesús.
¡Oh, diles que el sufrimiento tiene también sus encantos!
Y luego, murmúrales quedo, muy quedo, mi nombre”.

Vale recordar también que no sólo las personas poseen ángeles de la guarda, también las instituciones, las parroquias, las diócesis, la ciudades y los países. Cuando san Juan María Vianney entró en Ars, impregnado de la conciencia de lo sobrenatural, no dejó de saludar al ángel de aquella parroquia, y a los ángeles de todos sus parroquianos.

San Francisco de Sales, en la carta a un obispo, recomendó que él invocará al ángel de su diócesis. Y en Portugal, existe una fiesta para el ángel del país, el mismo que se apareció a los pastorcillos de Fátima.

Al final, lo que es importante principalmente es imitar a los ángeles de la guarda, buscando ser como ángeles para los otros y haciendo todo lo posible para que ellos lleguen al cielo, donde, un día, contemplaremos todos juntos, el rostro de Dios.

Cual es el nombre de mi Ángel Custodio?

Todos los ángeles tienen nombre propio, si deseas saber el nombre de tu ángel de la guarda necesitas fortalecer tu comunicación con él. Háblale como ese amigo invisible que te sigue a todas partes, cuéntale tus alegrías y tus penas. Pídele que te inspire y te de consejos, que llegarán a tu mente como la voz de tu intuición.

A medida de que la relación entre ustedes sea más estrecha, podrás canalizar su nombre de diferentes formas: en un sueño lúcido, una revelación, un susurro al oído, o la voz de tu intuición.

Los ángeles de la guarda, no revelarán su nombre a ninguna otra persona que no sea quién ellos mismos custodian. Esto lo hacen para protegerse de ciertos rituales ocultistas.

Al dar a conocer su nombre piden que se guarde en secreto, puesto que es una información muy íntima y llena de poder espiritual.

Ángel de mi Guarda, mi mejor amigo

desde el primer aliento, hasta el último respiro

Lectura de la Biblia de los Ángeles

Relación cotidiana con el Ángel de la Guarda

Nuestros ángeles de la guarda son fantásticos. Es una pena que hayan pasado a considerarse una devoción infantil. Muy difícilmente se podrá encontrar un símbolo o iconografía de estos ayudantes donde no aparezca también un niño pequeño.

Pero nuestros protectores individuales no desaparecen de nuestro lado una vez alcanzamos la edad adulta, así que es muy inteligente por tu parte querer desarrollar una buena relación con el tuyo.

Los ángeles de la guarda son criaturas divinas muy poderosas. Recuerda que cuando en la Biblia se hace referencia a estos ángeles, se menciona que su apariencia produjo una reacción de miedo y terror entre la gente.

Los niños se encuentran casi de forma inherente llenos de fe y la relación se fortalece con la capacidad de creer. Sin embargo, al ser adultos, luchan con la creencia cuando su percepción se ha enturbiado por el cinismo y la duda. Por lo tanto, es normal pensar que es en nuestras vida adulta, cuando más necesitamos de la ayuda divina que nos llega por nuestros ángeles de la guarda, incluso para protegernos de nosotros mismos.

Establece una relación con tu ángel de la guarda como lo harías con cualquier otra persona. Esto significa que debes comunicarte. Cuando le decimos a las personas que desean crecer en santidad y acercarse a Dios que recen, esto supone una forma de comunicación sobrenatural. Tu ángel está simultáneamente contigo y ante Dios. Puedes buscar diferentes oraciones que puedas utilizar o hablarle con tus propias palabras, siempre y cuando hables con tu ángel y descubrir día a día, las diversas maneras en las que los ángeles de la guarda pueden ayudarte.

Pero no necesitas oraciones formales: simplemente habla con tu ángel. A menudo pedirle que te dé una señal si estás a punto de decir alguna tontería, o también pedirle que hable con el ángel de algún compañero de trabajo si habías tenido un desacuerdo, para que ambos ángeles guardianes los ayuden a trabajar juntos en paz.

Muchas personas creen que los ángeles de la guarda son solo seres que nos protegen del daño físico y nos alejan de los problemas, pero también son los guardianes de nuestra espiritualidad y pueden ayudarnos a luchar contra las tentaciones.

Cuando pensamos en las palabras “ángel” y “guarda”, debemos recordar que hay fuerza y resistencia en sus definiciones. Para comprender en mayor medida la capacidad de su fuerza y el abanico de capacidades sobrenaturales, repasa la Novena al Ángel de la Guarda. Ellos nos reconfortan, nos protegen del mal, nos consuelan en el Purgatorio y llevan nuestras plegarias ante el trono de Dios.

Las abuelas solían decir que las madres envían a menudo a sus propios ángeles de la guarda al ángel de sus hijos para que lleven juntos ante Dios, oraciones y mensajes. Ellas sabían que los ángeles hablaban entre ellos también y acuden a la diplomacia angelical cuando la solicitamos.
Incluso quisiera que sepas, que cada noche si se lo pides a tu ángel de la guarda, ellos pueden terminar tus oraciones y rosarios si te quedaras dormido a mitad de tus plegarias.

A mí, por ejemplo, me gusta pedirle ayuda a mi ángel antes de una reconciliación entre dos personas, cuando voy hacer la confesión ante Dios, su inspiración mientras hago un trabajo, o que me ayude si intento superar alguna prueba de la vida. Cuando siento una tentación particular hacia un pecado, le digo que me ayude a tener más fortaleza. A menudo le pido a mi ángel que rece conmigo, para que se refuerce siempre, el trabajo del ángel guardián de mi hijo cuando yo no estoy a su lado. Y cuando mi hijo está conmigo de nuevo, le doy las gracias a su ángel de la guarda por cuidar de él.

Es en estos pequeños detalles cuando la relación con mi ángel de la guarda se vuelve más íntima.

He sido terapeuta espiritual por muchísimos años, y aún trabajo día a día en fortalecer mi relación con mi ángel guardián. Es una amistad que se alimenta todos los días de amor, comprensión, consuelo y ayuda.

El don de la clarividencia y la profecía se desarrolla al crear fuertes vínculos con tu ángel

En Espacio Místico, durante todas mis consultas angélicas, le pido a mi ángel custodio que visite al ángel guardián de la persona que estoy ayudando. Es así como durante las meditaciones, mi ángel guardián me ayuda a descubrir los acontecimientos de su pasado, presente o las proyecciones más probables en su futuro. Siempre me ayuda en mis terapias angelicales, cuando yo le pido su auxilio y buenos consejos para saber cómo ayudar a un paciente en crisis.  

Todos somos capaces de tener una relación así de fuerte y fraternal con nuestro ángel custodio. Para lograrlo, les aconsejo que durante cada actividad del día, inviten a su ángel de la guarda a participar con ustedes.

Su compañía es fiel y eterna, y siempre serán testigos de todo cuanto nos sucede, sólo queda de parte de nosotros integrarlos en nuestras actividades diarias, haciendo uso del libre albedrío para acercarnos a Dios.

Relación diaria con el Ángel de la Guarda

Contactar con tu Ángel de la Guarda

Creación de un Altar Angelical

Lo primero que debemos hacer es definir ¿Qué es un altar?  para luego poder construir uno adecuadamente.

La palabra altar en hebreo significa “lugar de matanza”  (Ex 27, 1).

En griego significa “lugar de sacrificio”

En latín la palabra altar viene de altare, de altus que significa “plataforma elevada”; por esto desde la remota antigüedad un altar es un lugar elevado o piedra consagrada

En latín, “ara” que se usaba para la celebración de ritos religiosos dirigidos a la divinidad, como ofrendas y sacrificios inmolar víctimas.

Los altares eran construidos principalmente con dos propósitos: quemar incienso y ofrecer sacrificios. Una vez que se encendía el fuego del altar, se requería que se mantuviera encendido

Con el paso del tiempo, como vemos en el mismo libro del Levítico, el pueblo de Israel ofrecía a Dios sacrificios de corderos y de otros animales en reconocimiento de su divinidad y a manera expiatoria.

En la nueva y eterna alianza Dios, al hacerse hombre, tomó un cuerpo pasible y mortal, y como hombre pudo sufrir y cómo Dios pudo dar a sus sufrimientos un valor infinito, capaz de satisfacer o pagar generosamente toda deuda adquirida por el pecado del ser humano.

La víctima en este caso no es puesta por un hombre ni es un animal, la víctima la pone Dios, y es Él mismo. Así, se convierte justamente en este “siervo doliente” que acepta, libre y voluntariamente, por amor, la misión de ser la víctima capaz de pagar el alto precio por nuestra infidelidad.

Jesús es el altar. Teniendo ya el sacerdote y la Víctima haría falta ahora el Altar, siempre necesario para llevar a cabo el Sacrificio. El altar evoca pues la mesa sobre la cual Jesús anticipó su sacrificio que realizaría ofreciéndose en el altar de la cruz.

Cristo es el altar porque con Él y en Él se apoya y se realiza el sacrificio redentor. Fue tan perfecto el Sacrificio de Jesús que no puede pensarse en otro más grande, posible y completo.

“El altar representa el Cuerpo (de Cristo), y el Cuerpo de Cristo está sobre el altar” De sacramentis 4,7: PL 16, 437.

El altar, que ha de ser fijo, simboliza a Cristo Jesús, la Piedra viva (1 Pe 2, 4; Ef 2, 20. Compendio 288), la piedra angular.

Por esto, el concepto de que Cristo es el altar místico de su sacrificio y, como él mismo dijera, la piedra angular sobre la cual debe edificarse el templo espiritual de los fieles, debemos mantener entonces claro el concepto de que éste altar que deseamos construir en casa sea en realidad símbolo vivo de Cristo.

Dios no viene a cualquier altar, Dios viene a un altar que se encuentra en óptimas condiciones, para que se cumpla el objetivo por el cual fue diseñado.

¿Para que quisieran los hombres, las mujeres y las familias atraer a Dios? Para involucrarlo a sus vidas y todo lo que suceda en ese lugar.

La desintegración de la familia a causa de la rutina, los horarios diferentes de todos dentro de nuestra familia, ha dejado atrás el devocional o el culto familiar. Es un reto restaurar todo esto.

A veces creemos que la liberación, la sanidad y la restauración de la familia empiezan en la iglesia donde nosotros asistimos y eso no es verdad.

El generador verdadero del bien y el mal, es el corazón del hombre, y es por esa razón que cualquier cosa que se tenga que empezar, tiene que iniciarse en el corazón de alguien de la casa. Dios no quiere que hagamos altares, sino que, nosotros seamos los altares de adoración a Dios.

A nosotros que nos llamó piedras vivas a través de la palabra, que con estas piedras vivas, sobre las que no se ha levantado desde hace mucho desde que conocimos al Señor.

¿Cómo construir un altar de adoración en nuestro hogar?

Conociendo ahora que Cristo es el altar del máximo sacrificio, y que nosotros somos los altares de adoración de un Cristo vivo.

Lo más importante de un altar, es invocar el nombre del Señor.

Edificar un altar es un llamado, y cuando ese altar se consagra a Dios, debe tener un propósito específico.

Saber como hacer un altar para contactar con los ángeles correctamente no es algo que se aprenda en cualquier lugar. Sin embargo, es un eslabón muy importante en el establecimiento de una conexión fuerte y potente, con el reino angélico.

La creación de un altar de adoración a Dios no se construye para los ángeles, sino para crear una comunión con ellos como el puente entre el cielo y la tierra.

Un altar para la adoración al Creador, debe llevar siempre un enfoque principal hacia Dios dentro y fuera de nosotros, ya que solo así podremos prepararnos para una efectiva y auténtica conexión angelical.

Para crear un altar de adoración en nuestro hogar, necesitamos un espacio de serenidad donde poder sentarnos en paz y abrir el corazón y la mente a los ángeles. En lo personal, me gusta colocar un espejo para recordar que somos nosotros quienes debemos ser un santuario armonioso, y trabajar siempre en ofrecer la mejor ofrenda a Dios, que es ir purificando mente, cuerpo y alma.

Elige un lugar de tu hogar, y conviértelo en tu propio espacio sagrado y creando tu altar de adoración le estás indicando a los ángeles que deseas conectarte y comunicarte con ellos, para crear ese puente entre Dios y tú.

La función de un altar en nuestra vida física y espiritual, es de tener un rincón de conexión con la Divinidad, un refugio de paz para reencontrarnos con el Padre Celestial.

Teniendo estas ideas en cuenta, elaborar un altar es en realidad algo muy sencillo de hacer y no hay necesidad de salir a comprar un montón de cosas. Lo primero que debes hacer es una audiencia interna, porque solo será un reflejo de tu altar interno. Usa elementos con los que te identifiques y que seguro tienes en casa, como conchas, plumas, una planta de maceta, velas, y otros elementos que consideres que te acercará de una forma muy íntima y personal con Dios, mediante sus ángeles.

No será necesario recordar todas las oraciones exactas que son dedicadas a Dios, a Jesús, a los ángeles o un Santo, al que te gustaría pedirle su intercesión específicamente, tampoco es indispensable que siempre busques las letanías o novenas completas, pero puedes recordar qué debes acercarte a tu pequeño altar, para conectarte con la voluntad de Dios, su infinita misericordia y la continua ayuda celestial que nos envía.

Sin duda alguna, un pequeño altar en nuestras casas nos ayudará a entrar en una frecuencia espiritual más elevada, armonizando nuestra mente y corazón, para elevar nuestras plegarias, canalizar mensajes angélicos y agradecerles la ayuda.

La vida estará siempre llena de experiencias de magia y belleza, pero a la vez tendremos que ir creciendo en las dificultades de la vida. Siempre podemos contar con un altar donde ofrezcamos nuestros sacrificios a Dios y coloquemos nuestro dolor en sus manos, entregando las riendas de nuestras vidas al Señor e invocando su auxilio para que nos envíe sus ángeles a nuestro socorro.

El mejor momento para crearlo es ahora, comienza a contactarte con tu ángel de la guarda para que te ayude en la construcción de tu altar de adoración. Una vez que este hecho, cuida a diario de tu altar con el mismo amor y cuidados con los que atiendes tu propio cuerpo.

YO CUIDO DE LA PUREZA DE MI SER PORQUE SOY EL PRIMER ALTAR DE ADORACIÓN A DIOS

En Espacio Místico tenemos un pequeño altar donde se encuentra nuestro amadísimo Señor Jesucristo, su santísima Madre La Virgen María, los santos arcángeles, y símbolos de imágenes sagradas como lo es la Santa Cruz. Desde allí realizo mis meditaciones para conectar con nuestros mensajeros alados, y poder ayudar a los pacientes que buscan guía y asesoramiento. Así como también mantengo en oración a todos los pacientes que están en terapia espiritual.

Te invitamos a incluir siempre en tus oraciones a todas las almas del mundo, especialmente las más necesitadas de la Misericordia de Dios.

Siempre agradece desde tu altar y pide estar en la Gracia de Dios.

Construcción de un Altar Angelical

Pieza didactica: Extracto de la película El Gran Milagro

Película completa: El Gran Milagro

18 comentarios
  1. Mercedes de Martínez
    Mercedes de Martínez Dice:

    Que bendición tan grande es haberles encontrado y poder formar parte del grupo. Me siento tan bien con sólo dos días de estar recibiendo estas enseñanzas que ya me hacen falta. Las busco todos los días. Es como un alimento espiritual para mi. Gracias por ayudarme a encontrar, en el final de mi vida, esa paz, esa armonía en mi ser, que siento que me llega de lo alto. Que Dios los bendiga por existir, continúen con esa maravillosa obra de bien..
    Su amiga por siempre
    desde Guarenas, edo. Miranda, Venezuela

    Responder
  2. Leída moreno
    Leída moreno Dice:

    Gracias por toda esta información de contactarnos con nuestro Angel de la guarda ..
    Mil bendiciones a ti y que Dios los Angeles y tu Angeles guardián te sigan dando luz y sabiduría para que sas llenarnos de tantos conocimientos de ellos y de su sabiduría y estar mas cerca del camino que nos lleve a dios ..

    Responder
  3. Ingrid Araque Fránquiz
    Ingrid Araque Fránquiz Dice:

    Gracias por la oportunidad de participar en el Taller, me parece muy ilustrativa toda la información, sumamente interesante.

    Responder
  4. María G
    María G Dice:

    Excelente lo que viviste cuando estaba escuchando tu experiencia de la virgen sentí una emoción inexplicable y con respecto al taller es una maravilla tu iniciativa de que todo conozcamos a nuestro ángel de la guarda que siempre nos acompaña gracias gracias gracias infinitas gracias la primera parte excelente

    Responder
  5. carlos
    carlos Dice:

    Gracias por tan valiosa información, llena de amor, bondad y armonía, dada para el crecimiento y fortalecimiento de nuestra relación con Dios y los ángeles, agradezco y doy gracias a Dios y a espacio místico por la oportunidad que me da, de estar en este grupo…

    Responder
  6. Melida Briceño
    Melida Briceño Dice:

    Hermoso saber cada día más de nuestro Angel de la guarda. Saber que tienes alguien que puede cuidar y a quien pedirle reconforta. Tengo desde hace algunos meses pidiéndole mucho. Pidiéndole que reza por mi frente al santísimo y que ore. Gracias . Gracias. gracias.

    Responder
  7. Risa
    Risa Dice:

    Recordarme que existe mi ángel guardián me hizo saber porque me siento acompañada siempre. Yo tuve experiencias de susurro y se que raro mi ángel guardián. Me encanta esta terapia

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *