El Agua y La Meditación

Beneficios de este Elemento

El agua es sinónimo de vida y energéticamente actúa como receptor y transmisor a la vez.

Los seres humanos estamos constituidos por un 95% de agua al nacer y por un 70% cuando nos convertimos en adultos. Por tanto, estamos constituidos en gran parte de agua.

El planeta Tierra es igual que nosotros: el 70% de su superficie está cubierta de agua. Por eso lo llamamos planeta azul. ¿No es sorprendente lo mucho que se parece a nosotros?

Beneficios de Meditar con Agua

Tan pronto sumergimos el cuerpo en agua o dejamos caer agua nosotros en la ducha, realizamos sin estar conscientes un sencillo ritual de renovación física. Para regenerar nuestro espíritu, es muy conveniente y favorable limpiarlo con un baño de agua pura y esencias especiales, para no solo conseguir la limpieza del cuerpo, sino también la del aura y la psiquis. Con esto conseguimos descargar las energías negativas del cuerpo, purificar el aura y liberar la mente. De esta forma el agua no solo limpia, sino que también sana.

El elemento agua, nos otorga la capacidad de meditar estando en contacto sobre todo el cuerpo físico.

¿De qué sirve Meditar con Agua?

La meditación puede llegar a convertirse en un proceso de purificación del cuerpo y de la mente. Meditar bajo el agua nos ayuda a concentrarnos en las sensaciones del momento presente y liberarnos de las tensiones del día.

Ir a la playa y observar el movimiento de las olas del mar, escuchar el sonido de la lluvia, o ver correr el agua de un río se convierten automáticamente en actividades hipnóticas y sanadoras. Siempre nos ayudan a sentirnos mejor, pero son eventos especiales que no sería tan fácil repetir a diario.

Pero podemos meditar a diario con el agua de la ducha, al tomar un baño sumergidos en la tina o al beber un vaso de agua. Es recomendable practicar este proceso durante el baño matutino para sentir como las energías se equilibran y practicar la meditación en la noche para aliviar la mente descargando las tensiones del día.

Alertas al Meditar con Agua

Indiscutiblemente, es un elemento muy seguro para meditar, sin embargo debes considerar los siguientes puntos.

Las meditaciones en las que te sumerges en el agua de una tina, deben hacerse con precaución para evitar que al relajarte puedas quedarte dormido. Especialmente los niños deben hacerlas bajo la estricta supervisión de un adulto.

Siempre hemos de buscar esencias que sean seguras para la piel, evitar el contacto con los ojos y en caso de embarazo consultar primero con tu médico.

Debido a su cualidad relajante, ten cuidado de dormirte en la tina.

El agua puede encontrarse de diferentes maneras: de forma líquida está en la lluvia, en los ríos, en el mar; el agua congelada está en la nieve, en el hielo y en los glaciares, y también puede volar sobre nosotros en forma de nubes. A veces es neblina, otras, vapor. Todas las formas del agua son importantes para nosotros. 

Los sonidos de la lluvia, ríos, el mar entre otros, son los más usados comúnmente para relajarnos durante la meditación. ¿Has contemplado la lluvia? Cuando estamos en estado de atención plena la más sencilla experiencia puede convertirse en un hermoso milagro.

Sin embargo, para aquellas personas que buscan apoyarse en su falta de tiempo para justificar la excusa por la que no meditan, esta es siempre una maravillosa herramienta de meditación que puede ser realizada durante el baño, en una bañera, bajo la ducha, en una piscina, en un río, en el mar, viendo las nubes o hasta bajo la lluvia. 

El Agua y La Ciencia

Masuro Emoto empezó a descubrir los misterios del agua.

El Dr. Masaru Emoto llevó a cabo una exhaustiva investigación sobre el agua por todo el planeta, hasta que un día decidió observar el agua desde una perspectiva que nadie había considerado hasta el momento.

Recogió muestras de diferentes lugares y tomó fotografías microscópicas de los cristales que se forman al congelarla. En los cristales congelados el agua mostraba su auténtica naturaleza.

Los resultados revelaron que el agua es mucho más que H20. El Dr. Masaru Emoto ha conseguido aprobación y ovación mundial gracias a su investigación vanguardista y al descubrimiento de que el agua está íntimamente relacionada con nuestra conciencia individual y colectiva.

Es un defensor de la paz en relación con el agua, continúa siendo el director de I.H.M Instituto General de Investigaciones y Presidente Emérito de la Fundación Internacional del Agua para la Vida, una organización sin ánimo de lucro. También es autor de numerosos libros que han sido traducidos a varios idiomas, entre los que cabe destacar:

El Poder Curativo del Agua y Oráculo de Los Cristales de Agua y El Espíritu del Agua todos ellos publicados por Ediciones Obelisco.

Lea más sobre este brillante científico en el siguiente enlace: http://www.holista.es/spip/IMG/pdf/Agua-El_mensaje_del_agua-Ninos.pdf

Formas de los cristales de agua formados después de meditar.

Formas de los cristales en el agua formados antes y después de rezar.

Diferentes formas de los cristales de agua formados: en el primer plano se observa la diferencia después de enviar vibraciones inmunes a un agua contaminada, en el segundo 500 personas enviaron pensamientos positivos a una botella de agua, y en el tercero la poderosa energía de la oración.

Diferentes formas de los cristales de agua formados según la vibración de la música a la que el agua fue expuesta.

«El agua carga pensamientos y oraciones, como tú mismo eres agua. No importa dónde estés, tus oraciones se llevarán al resto del mundo». -Dr. Masaru

M-Dr. Masaru 

Cada elemento tiene su significado y su función, sin ellos no estaríamos completos, no seríamos y para tener plena conciencia de nosotros es bueno que aprendamos para meditar correctamente, cómo afecta cada uno a nuestro cuerpo y mente.

Meditar con La Naturaleza es sentirla y protegerla dentro y fuera de ti.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *