La Tierra y La Meditación

Beneficios de este Elemento

El elemento tierra representa la materia sólida y la estructura del universo. La tierra da forma al cuerpo humano y a toda la creación. La estructura provista por la tierra es el conducto a través del cual los otros elementos fluyen. 

Todos los elementos nacen del éter y están contenidos dentro de la tierra.

El origen del ser humano es desde el elemento tierra y al mismo tiempo la tierra es el. La tierra entra en el cuerpo a través de los alimentos que consumimos. Mientras que el elemento tierra proporciona la estructura de todos los alimentos, se encuentra en mayores cantidades en los granos, los frutos secos, las legumbres y las carnes. Se encuentra en cantidades moderadas en los productos lácteos y en pequeñas cantidades de frutas, verduras y especias. 

Beneficios de Meditar con La Tierra

Como función del elemento tierra la retención de calor, capacidad de los cuerpos para regular la temperatura interna, disminuye y la persona fácilmente siente frío.

Meditar en este elemento, te prepara para el camino que decides emprender. Así pues; una persona con desconectada de forma consciente de la tierra, es incapaz de ponerse de pie frente a los desafíos del mundo y es fácilmente desplazada por las fuerzas más fuertes.

Poner atención a este elemento, te ayuda a regularlo dentro de ti para mantenerlo en equilibrio y armonía.

Cuando se tiene exceso del elemento tierra en el cuerpo, como ocurre con la sobrealimentación, los tejidos del cuerpo son provistos de exceso de materia prima para la construcción de nuevos tejidos.

Las deficiencias del elemento tierra dan como resultado debilidad de las estructuras del cuerpo. A falta de materias primas para construir los tejidos sólidos, los huesos se debilitan y se produce osteoporosis, lo que provoca riesgo de fractura. La masa muscular se reduce y disminuye la grasa corporal. 

¿De qué sirve Meditar con Tierra?

Meditar con este elemento nos ayuda para hacernos conscientes sobre dónde estamos y a dónde vamos. No sólo desde un punto de vista físico, sino también mental y espiritual.

La meditación con la tierra influye en los sistemas gastrointestinal, muscular y psíquico; y también tiene un efecto general sobre el peso, el calor; incluso sobre el sentido de adaptación y pertenencia en un lugar.

Conectarse con la tierra es posible al meditar al momento de masticar los alimentos y esto puede hacerte sentir un impacto más positivo en todos los aspectos de tu ser; desde el control de tu peso hasta mejoras en la nutrición.

Alertas al Meditar con La Tierra

Meditar caminando descalzo te ayuda a mantener atención plena en este elemento. Pero debes elegir un suelo libre de cosas que puedan cortarte o lastimar tus pies.

Siempre hemos de cuidarnos de infecciones por parásitos o bacterias.

Ten cuidado de picaduras de insectos o animales pequeños.

Cuidado de cortaduras, trozos de vidrios o latas.

Si vas a caminar descalzo, revisa primero el área donde vas a practicar esta meditación

A lo largo de nuestra vida pasamos mucho tiempo caminando. Nuestros pasos nos llevan de un lugar a otro, día a tras día, y vamos sumando kilómetros. Durante la mayor parte de este tiempo que destinamos a caminar o a comer, la mente no está en el presente, y mucho menos en la propia experiencia de moverse o alimentarse. 

Y esto lo podemos extender al resto de actividades que realizamos a lo largo del día con el piloto automático.

Meditar comiendo o caminando son valiosos método de entrenamiento mental, que facilitan el desarrollo de la atención plena durante el resto del día en cada cosa que hacemos, sumando conciencia a nuestra vida diaria.

Caminar, por ejemplo; puede realizarse en plena naturaleza, en las calles de la ciudad o en casa, siempre que se camine. Tan solo es necesario abrir el protagonismo de los sentidos, el encuentro con la vida en cada paso, sin preocuparnos por llegar a ninguna parte. Concentrarnos en las sensaciones que se producen en nuestros pies o, alternativamente, sentir el movimiento en todo nuestro cuerpo.

A la hora de comer, enfoca tu atención en cada bocado: su textura, sabor, sensaciones en tu paladar, etc,

El objeto principal de atención es el proceso de caminar o de comer, es ir llevando la atención a la manera de dar un paso tras otro, o un bocado tras otro.

Cada elemento tiene su significado y su función, sin ellos no estaríamos completos, no seríamos y para tener plena conciencia de nosotros es bueno que aprendamos para meditar correctamente, cómo afecta cada uno a nuestro cuerpo y mente.

Meditar con La Naturaleza es sentirla y protegerla dentro y fuera de ti.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *