MEDITAR Y EL DESPERTAR DE LA CONSCIENCIA

Cómo Meditar con los Ángeles?

Designa un tiempo para comunicarte con él. Podrás aumentar las probabilidades de comunicarte con tu ángel de la guarda si designas un tiempo específico todos los días para rezar y meditar. Esta práctica diaria le dará más oportunidades para comunicarse contigo.
Por ejemplo, podrías empezar o terminar cada día rezando y meditando por 5 minutos cerca del altar.

Asimismo, podrás comunicarte con tu ángel en los momentos de necesidad, pero también deberás hacerlo de manera constante. Ten un cuaderno a la mano. Anota todo lo que creas que podría estar diciéndote. Registra las inspiraciones que puedan surgir al meditar. Los recuerdos se confunden con facilidad y las ideas pueden olvidarse. Si tienes un recordatorio claro, esto te ayudará a mantener tus pensamientos organizados. Recuerda que tu ángel de la guarda estará a tu lado. La sensación de nunca estar solo y siempre contar con su protección será el mejor obsequio que un ángel pueda darte. Deja que este conocimiento te otorga la seguridad necesaria para superar las dificultades.

Imagina que está parado justo detrás de ti siempre que debas hacer algo difícil. Esto será de utilidad para obtener la fortaleza necesaria y recordar que te está cuidando.

Alista un espacio. Busca un lugar tranquilo en el que no te interrumpan, como tu dormitorio. Apaga todo aparato electrónico que pueda distraerte, como la televisión, tu teléfono o la computadora. También será de utilidad que apagues las luces y cierres las persianas.

Enciende una vela. Las velas son una manera fantástica de centrar la atención al meditar. Si has creado un altar para el ángel, podrás encender una en él. Si no tienes un altar, podrás encenderla y colocarla en una mesa delante de ti.

Si no quieres encender una vela, también podrás usar un rosario para enfocar tu atención o escuchar algunos sonidos repetitivos de la naturaleza, como las olas del océano o los sonidos de la lluvia.

Siéntate en una posición cómoda. La meditación requiere que permanezcas quieto por un largo tiempo, por lo que deberás estar cómodo. Por ejemplo, podrías tener que sentarte sobre un cojín. Incluso podrás meditar acostado.

Respira profundo y despeja la mente. Cierra los ojos o mira la vela. No pienses en nada por unos minutos, ni siquiera en tu ángel de la guarda. Concéntrate en mantener una respiración constante y lenta.[18]
Si notas que has empezado a pensar algo, deberás tomarte un momento para reconocer el pensamiento y luego redirigir tu atención a la respiración.

Saluda a tu ángel de la guarda. Dile “hola” en tu mente y agradécele por cuidarte. Luego indícale todo problema que te moleste y pídele que te oriente.
Si has aprendido o preparado una oración, dedica un momento a pronunciarla. Podrás hacerlo en tu mente o en voz alta.

Escucha su respuesta. Es probable que todo signo de la presencia del ángel sea sutil. Por ejemplo, podrías oír un ruido débil, imaginar que ves una imagen de forma fugaz, percibir una sensación de calidez o sentir que alguien está en la habitación vacía en la que te encuentras.

Algunos consideran que los ángeles no pueden interferir en nuestras vidas sin que se los pidamos de forma directa. Si no sabes con certeza si tu ángel está allí, pídele que te haga sentir su presencia.

Abandona la meditación poco a poco. Deberás despedirte al terminar de hablar con él. También podrías tener que culminar la meditación con una oración. Si tenías los ojos cerrados, deberás abrirlos y luego sentarte tranquilo por 1 o 2 minutos mientras tu mente regresa a su estado habitual.

Practica la meditación de forma constante. Ten en cuenta que esta es una habilidad difícil de dominar. Es probable que no la realices de forma correcta en tu primer intento, y no hay ningún problema con ello. Tan solo sigue practicando y, con el tiempo, se volverá más sencilla.
Recuerda que puedes empezar con unos minutos al día y aumentar la duración poco a poco conforme te sientas más cómodo, hasta alcanzar períodos más prolongados.

No te desanimes si parece que no puedes comunicarte con tu ángel. La mayoría de las personas no pueden hacerlo de forma directa.

Cómo Meditar con los Ángeles?

Ten mucho cuidado al lidiar con seres espirituales, como los ángeles. Se puede contactar a espíritus malignos que fingen ser ángeles.

Cómo Evitarlo?

Siempre comienza una meditación haciendo la señal de la Santa Cruz, sobre tu frente, tu boca y tu pecho. Diciendo en voz alta:

Por la señal de La Santa Cruz

de nuestros enemigos

Líbranos Señor, Dios Nuestro.

En el nombre del Padre,

y del hijo

Y del Espíritu Santo.

Amén

Invoca siempre al ejército de San Miguel Arcángel con la oración:

Quién como Dios?

Nadie como Dios!

Luego reza la Invocación a tu Ángel de la Guarda.

Santo Ángel, mi consejero, inspírame;

Santo Ángel, mi defensor, protégeme;

Santo Ángel, mi fiel amigo, intercede por mi;

Santo Ángel, mi consuelo, confórtame;

Santo Ángel, mi hermano, defiéndeme;

Santo Ángel, mi maestro, instrúyeme;

Santo Ángel, testigo de todas mis acciones, purifícame;

Santo Ángel, mi auxilio, sostenme;

Santo Ángel, mi intercesor, intercede por mí;

Santo Ángel, mi guía, oriéntame;

Santo Ángel, mi luz, ilumíname;

Santo Ángel, que fuiste designado por Dios para guiarme, condúceme.

Amén

Estimular la Mente con Ejercicios Espirituales

La práctica de la atención plena se remonta al menos a los 2.500 años del budismo temprano, y desde entonces, ha desempeñado un papel importante en varias tradiciones espirituales.

Si bien la quietud y la conexión con el ser interior que se cultiva a través de la atención plena son ciertamente una parte importante de una práctica espiritual, los sentimientos de asombro y asombro, el asombro que experimentamos al enfrentarnos con una inmensidad increíble, también son fundamentales para la experiencia espiritual. Y de acuerdo con una nueva investigación, la atención plena puede en realidad establecer el escenario para el temor.

La atención plena es el elemento clave de la experiencia espiritual en varias religiones diferentes.

El temor se define como un sentimiento de asombro de fascinación y asombro invocado por un encuentro con algo más grande que nosotros mismos que está más allá de nuestros marcos ordinarios de comprensión. Investigaciones anteriores han demostrado que la espiritualidad, la naturaleza y el arte son las formas más comunes en que experimentamos asombro.

“No se puede digerir el objeto del asombro con sus estructuras cognitivas, es demasiado grande para usted”,

dijo el doctor Brian Ostafin, psicólogo de la Universidad de Groningen, al Huffington Post.

“Entonces, hay una necesidad de acomodación, para cambiar tus estructuras mentales para entender qué es eso. Este es el elemento clave de la experiencia espiritual en varias religiones diferentes“.

Ostafin realizó recientemente varios estudios que arrojaron luz sobre la relación entre la atención plena y el temor, dos de los elementos centrales de muchas tradiciones espirituales.

Para un estudio, Ostafin y sus colegas reclutaron a 64 participantes de pregrado para ver y responder a una serie de imágenes. A todos los participantes se les mostraron dos conjuntos de imágenes: un conjunto de imágenes se usó para inspirar asombro (el Gran Cañón, montañas majestuosas, una vista de la Tierra desde el espacio) mientras que los otros estaban destinados a inspirar sentimientos de positividad (gatitos, flores, pollitos), y se les pidió que calificarán sus respuestas de asombro y positividad en una escala de 1 a 7.

Antes de ver las imágenes, la mitad de los participantes escucharon una cinta de audio de 10 minutos de mindfulness, mientras que la otra mitad escuchó el audio de control de no mindfulness. Los participantes que participaron en el breve ejercicio de atención plena experimentaron una mayor reacción de asombro que el grupo de control en respuesta a las impresionantes imágenes.

A modo de explicación, Ostafin tenía esto para ofrecer:

“El temor implica esa asimilación: renunciar a sus estructuras cognitivas para acomodar el objeto del temor. Y la atención plena también se trata de eso, porque estás prestando atención y ejercitando una conciencia no conceptual, por lo que deberías estar más abierto a la inmensidad que está ahí. Sales del marco pequeño que tienes y esta pequeña idea de lo que es el mundo … No estás atrapado en tu propia historia “.

La relación entre la atención plena y el temor también parece estar mediada por el alojamiento, dijo Ostafin:

Cuando practicamos la atención plena el cultivo de una conciencia centrada y sin prejuicios en el momento presente, somos más capaces de abrir nuestra mente para dar sentido a las nuevas experiencias. Los hallazgos arrojan luz sobre el vínculo entre la meditación y las experiencias espirituales, y también sugieren que las prácticas de atención plena pueden ser efectivas para facilitar los sentimientos de asombro, que se han asociado con la mejora del bienestar, la creatividad y la reducción de la inflamación .

Los hallazgos fueron presentados en la conferencia anual de la Sociedad para la Personalidad y la Psicología Social en Long Beach.

Comenta esta publicación y comparte con nosotros tus experiencias espirituales al meditar

2 comentarios
  1. Martín Silva
    Martín Silva Dice:

    Es interesante cómo la mente puede condicionarse con estímulos previos a cualquier actividad y, evidentemente, nuestra estructura cognitiva tiende a ser manipulada.
    Creo que es necesario, para tener una experiencia espiritual, no ser influenciado por ningún ejercicio que no sea solo el de la respiración y vacío mental, claro… Con la protección de algún símbolo propio: talismán, invocación angelical, etre otros.
    Grx Mariana por esta experiencia introductoria.
    Bendiciones de luz.

    Responder
  2. Silvia Diaz
    Silvia Diaz Dice:

    Muy interesante la información! De leer sentí una energía, que me dio calor, gracias gracias gracias mariana por compartir. Bendiciones en luz. Con amor

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *