Terapia Arte Espiritual

18 – La Luna

Enfrentando los miedos

Afirmaciones de Poder

Lee en voz alta, despacio y con calma una a una las siguientes afirmaciones:

Yo Soy el héroe que se rescata a sí mismo cuando esta bajo amenaza.

Yo Soy la capacidad de avanzar aún al sentir miedo.

Yo Soy la valentía de afrontar el peligro a pesar del temor.

Yo Soy el intuición certera ante las señales divinas.

Yo Soy la inteligencia intuitiva de saber qué hacer.

Yo Soy la imaginación fantástica de un gran soñador.

Yo Soy el creador de mis pensamientos e ideas.

Yo Soy la validez de todos mis sentimientos humanos.

Yo Soy la profundidad de mis emociones.

Yo Soy la interpretación más sabia de las señales que recibo.

Yo Soy los mensajes contenidos en mis sueños lúcidos y premoniciones.

Yo Soy el camino de transición que debo recorrer para llegar al cambio.

Yo Soy el dolor emocional o físico que me recuerda que sigo vivo.

Escucha tu Ser

 Grabe usted mismo, una nota de audio con su propia voz. 

Lea cada oración, dejando un espacio de silencio entre cada una de las afirmaciones, que sea lo suficientemente prolongado para poder repetirlas después.

Póngase de pie frente al espejo, y escuche cada afirmación de poder, buscando conectar con la realidad de esas palabras dentro de usted. Escucha el audio de tu grabación y repite cada oración en voz alta mirando tu alma a través de tus ojos.

Realiza esta actividad muy despacio y con calma, enfocando tu atención en escuchar, sentir y pronunciar cada una de estas frases de sanación.

Escucha tu voz, mira tus ojos y sana tu alma.

Meditación Contemplativa

Pensamiento Central: Yo Soy La Luna

Observa cuidadosamente la imagen de la iconografía de este arquetipo.

Medita por unos minutos todos los símbolos que encuentres en su representación gráfica.

Durante las noches del dolor, la luna es la intuición que nos brinda luz en los caminos de la mente.

Imagina que es un espejo que te llevará a ver dentro de ti mismo… observa con atención sin juzgar, siente las reacciones de tu mente y de tu cuerpo.

Anota tu experiencia en una libreta.

Ejercicio de Sanación

Conecta con todo tu potencial mental, explorando tu capacidad innata de percibir las señales que Dios te brinda amorosamente cada día.

Permite ser el principal interprete de los mensajes que recibes por medio de sueños, intuiciones, corazonadas o premoniciones. Deja brillar esa Luna que alumbra el camino durante las noches más oscuras.

Contacta con el héroe soñador que hay dentro de ti y deja que te hable sobre los misterios de tu mente y de tu vida. Antes de irte a dormir colócate de pie frente al espejo, dirige tu mirada fija y amorosamente hacia el reflejo de tus ojos, y pronuncia en voz alta las siguientes palabras:

Abro la puerta de mi mente, para viajar hacia la verdadera luz.

Acostado en tu cama, colócate en una posición lo suficientemente cómoda y realiza varias respiraciones muy lentas y profundas. Relaja cada parte de tu cuerpo de forma ascendente; comenzando por los pies, subiendo por las piernas, la pelvis, el estómago, los brazos, las manos, el cuello, la cara, la cabeza. Con tus ojos cerrados,  visualiza una pantalla grande, como la de un cine, justo frente a tus ojos y coloca allí las siguientes palabras en grande: Yo Soy la Puerta. Imagina que delante de ti se abre un portal de luz, y entras por él. Respira muy suavemente, hasta quedarte dormido.

Al día siguiente, escribe en tu libreta todo lo que hayas soñado, visto o percibido con esta experiencia. Procura dejar un lapicero y una libreta en tu mesa de noche, para que estén a tu alcance. Describir todo lo hayas vivido en este ejercicio, debe ser lo primero que hagas al despertar. Un consejo para que no olvides hacerlo, es dejar tu celular dentro de tu block de notas.

Repite este ejercicio durante los próximos días, y anota todas las señales que percibas estando despierto o dormido.

Define

Redacta al menos tres conceptos sencillos de lo que para ti significa: LA LUNA.

Escribe en una libreta los significados que pueda tener para ti.

Ahora medita en tus conceptos de locura y reflexiona. Cómo es La Luna en mi personalidad?

Colorea

La Luna

El arte nos proporciona la capacidad de poder trabajar sobre nuestra mente, al permitir expresar libremente pensamientos, sentimientos e ideas. El tarot es reconocido por ser un arte adivinatorio, capaz de reflejar lo que hay dentro de subconsciente de la persona. Al acceder con esta herramienta, un psíquico puede predecir el presente, el pasado y hasta el futuro.

En esta oportunidad, usaremos el Arte del Tarot como herramienta de terapia, para permitir que el paciente pueda expresar las cargas emocionales que lleva dentro de sí mismo.

El Coach o Terapeuta Espiritual podrá interpretar, lo que el paciente ha expresado con el uso del color sobre estas antiguas iconografías, cargadas de misticismo y significados.

De cualquier forma, el espíritu es sabio. Con tan solo colorear y observar lo que expresaste artísticamente, dejas liberar todo el contenido de información espiritual que está reprimido dentro de tu ser.

Siente la libertad de usar los colores que tu alma te vaya guiando, esto te llevará a sanar algunas heridas.

Dibuja

Luego de haber meditado este arquetipo dentro de tu personalidad, dibuja tu propia versión artística de: LA LUNA.

Has una representación de ti mismo siendo este personaje, como un reflejo gráfico de este símbolo en ti mismo.

Deja que el arte pueda manifestarse a través de ti, sin juzgarte. Hazlo divertido!

Firma tu obra

Te invitamos a participar en nuestras terapias personalizadas usando el Arte como proceso de sanación espiritual, para poder recibir asesoría, interpretación y guía.

Solicita nuestro servicio vía WhatsApp enviando un mensaje al +1(954)699-11-73

Mariana Soto

Terapeuta Espiritual

Experiencias durante la Terapia

Comenta tu experiencias con nosotros escribiendo en los comentarios para contarnos como te fue en esta terapia de Arte Espiritual.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta